Las nuevas tecnologías sobrepasaron todo lo esperado a nivel mundial en distintos ámbitos. Y el avance no para, continúa minuto a minuto. En los procesos educativos, pasaron a ser una herramienta fundamental, tal es así que las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) ganaron terreno y en la actualidad tienen una influencia cada vez mayor en la forma de comunicarse y el aprendizaje. Distintos estudios sobre el uso de la tecnología en las aulas, mostraron conclusiones interesantes sobre los beneficios que se le puede dar a la tecnología en educación.

Lo que se percibe principalmente, es un aumento en la creatividad, capacidad y razonamiento de los alumnos, mejorando su desarrollo en habilidades transversales y un incremento en la autonomía a la hora de aprender. Esta familiarización de las TIC ayuda a los alumnos a hacer un uso responsable de las nuevas tecnologías.

También se considera que mejoran las habilidades técnicas del alumnado preparandolos para que se desenvuelvan con más soltura en un mundo cada vez más tecnológico. Es interesante escuchar las opiniones que dan los estudiantes, siendo más colaborativos entre ellos, mostrando un mayor esfuerzo por aprender, y entendiendo los nuevos contenidos con mayor facilidad, gracias a las nuevas tecnologías. Esto otorga inclusive, un mejor clima en el aula. Sustituir los libros por lecciones en formato digital, a las que se pueda acceder por un software, es poderosamente interesante.

Dentro de las ventajas del uso de las TIC en las aulas, además podemos mencionar:

  • Permiten que el aprendizaje sea más interactivo y participativo, favoreciendo el trabajo colaborativo en las aulas.
  • Sin duda que el aprendizaje a distancia y en diferentes contextos, gana terreno y adeptos.
  • Relacionado plenamente con el punto anterior, otorgan una mayor flexibilidad de horarios.
  • Posibilita que los alumnos puedan mantener un ritmo más personalizado a sus necesidades.
  • Es más fácilmente adaptable a alumnos con necesidades especiales.

Una transformación tan importante, desde un aprendizaje que traemos basado en la memoria, y que hayamos pasado a uno basado en las capacidades para buscar, analizar e interpretar correctamente la información, se traduce en algunas nuevas necesidades:

  • La necesidad de proporcionar formación de calidad a los docentes para que puedan aprovechar los recursos tecnológicos e incorporarlos en sus clases.
  • La importancia de que el centro educativo cuente con una conexión a internet lo suficientemente buena para poder ser usada por múltiples dispositivos.

Se alinean nuevos desafíos que trae el uso de la tecnología en educación, y resulta fundamental utilizar eficazmente estas tecnologías para que puedan estar al servicio de los intereses del conjunto de los estudiantes y de toda la comunidad educativa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *